La confianza, pilar central en las relaciones laborales y personales

Al igual que el liderazgo y trabajo en equipo, la confianza es un pilar para la base de una buena relación laboral y personal.

La confianza proporciona fluidez en el lugar de trabajo, agiliza trámites, simplifica procesos, construye y genera crecimiento.
Cuando se pierde la confianza se daña la relación y la convivencia queda gravemente amenazada, bien sea entre amigos, compañeros de trabajo, socios, empresas o incluso países.

Por esta razón generar una buena relación de confianza entre los trabajadores y compañeros es vital dentro de las Organizaciones.
Polifuncionales S.A.S. te aconseja fortalecer y no perder la confianza en las relaciones laborales y personales, para ello es importante tener en cuenta el hecho de establecer un dialogo claro y conciso, generar ambientes de trabajo en donde prime el dialogo y la posibilidad de acceder a los jefes inmediatos quienes puedan confianza para escuchar y ser guías efectivos en los objetivos comunes, establecer acercamientos con los funcionarios que ayuden a crear ambientes cálidos donde todos sean escuchados.

No remeter ni acribillar

Es muy importante que cuando se haga una observación se haga de la mejor manera, sin acusar, sin tratar de generar una controversia y hacerlo de la manera más prudente posible. La búsqueda de culpas y de responsables debe ser canalizada de manera proactiva, sin señalamientos, logrando beneficios en la retroalimentación que redunde en mejor ambiente laboral y en una integración efectiva del grupo.

Aprender a escuchar

Si no escuchamos es muy difícil generar una confianza sólida, abrir espacios de dialogo es importante y necesario para lograr los objetivos organizacionales. Muchas veces no encontramos los espacios para escuchar pues el día a día del trabajo, atrapa a todos en sus procesos, sin embargo el generar comités o grupos primarios de trabajo ayuda a que los funcionarios expresen su sentir y sus sugerencias para hacer mejor las cosas.

Dar tu punto de vista sin necesidad de pasar por encima de los demás.
El hecho de creer que los demás estén equivocados, no nos da el derecho a restregarlo de forma soberbia y aplastante. Recordemos que de alguna u otra forma siempre creo yo tener la razón, sin escuchar o entender la de los demás. No es así, cada uno debe tener la posibilidad de expresar su punto de vista para tratar de llegar a consensos.