El teletrabajo llegó para quedarse

A finales de diciembre de 2019 en Wuhan (China) comenzó un evento que muy pronto se convirtió en una preocupación global y en un fenómeno que lo cambiaría todo.

Uno de esos aspectos que se transformaron fue la manera en la que las compañías y personas estaban acostumbradas a trabajar, pues si bien es cierto que muchas organizaciones ya venían considerando el teletrabajo como una alternativa interesante y avanzando poco a poco en su implementación, la emergencia sanitaria aceleró esta dinámica.

De lo anterior da cuenta un informe del Foro Económico Mundial (FEM), según el cual, antes de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) decretara al covid-19 como pandemia, apenas el 4 por ciento de la población empleada desarrollaba sus funciones bajo alguna modalidad de teletrabajo o trabajo remoto, en al menos el 50 por ciento de su calendario laboral. No obstante, luego de esa confirmación, esa cifra alcanzó cerca del 28 por ciento en todo el mundo.


Colombia, por supuesto, no fue ajena a esta situación y –según mediciones encabezadas por el Ministerio de las TIC y realizadas por la Corporación Colombia Digital y el Centro Nacional de Consultoría– mientras en 2018 había 122.278 teletrabajadores formales, las restricciones generadas por el covid-19 llevaron a que 209.173 empleados pasarán al trabajo remoto o desde casa, lo que representó un aumento del 71 por ciento, comparado con las cifras de dos años atrás.

Preparándose para el futuro

Diferentes empresas en el país, como por ejemplo Compensar, ya tenían un camino recorrido en relación con este modelo y, desde el 2017 había iniciado un piloto con aproximadamente 300 trabajadores, como parte de una política corporativa que busca favorecer el bienestar integral de sus colaboradores y familias, explicó Alexandra Castellanos, gerente de Talento Humano de la entidad, añadiendo que el objetivo inicial del piloto era verificar si los beneficios del teletrabajo que expone el “libro blanco del teletrabajo”, concentrados en cinco indicadores: disminución en costos de operación, aumento en mediciones de calidad de vida, reducción del ausentismo, aumento de productividad y optimización de espacios, generaban mayor valor en la compañía.

De acuerdo con la directiva, como resultado de la iniciativa se evidenciaron mejoras en cada uno de los indicadores y, por eso, se tomó la decisión de implementar el modelo a nivel corporativo.

Así, a partir de esa fecha, diseñaron e implementaron políticas, directrices, procesos y procedimientos para habilitar el teletrabajo de forma transversal, ordenada y sostenible en toda la organización, cumpliendo con los requisitos de la Ley 1221 del 2008 y el Decreto 884 del 2012.


Combinación del trabajo remoto y el presencial

El paso de los meses, desde el inicio de la emergencia sanitaria mundial, también significó un periodo de grandes aprendizajes en diferentes ámbitos, pero, en lo que concierne a lo laboral, uno de los más importantes fue entender que el teletrabajo llegó para quedarse y que a partir de él se pueden definir algunas variables interesantes, como el modelo híbrido, que en la actualidad ya marca una clara tendencia.

Al respecto, una encuesta realizada por Cifras y Conceptos y la Universidad del Rosario, revela que cerca del 55 por ciento de la población en el país prefiere trabajar en un modelo híbrido y flexible, que combine la asistencia a las oficinas con trabajo desde cualquier lugar, incluida la casa, una vez se establezca el regreso a la presencialidad.

Así lo entendió también Compensar puesto que, como lo explica su gerente de Talento Humano, entre las lecciones aprendidas durante esta coyuntura está la importancia de invertir de manera permanente en el fortalecimiento de la infraestructura tecnológica y desarrollar cada vez menos modelos de trabajo que dependan exclusivamente de la presencialidad.

Contáctenos

Si aún no cuenta con los protocolos de bioseguridad para su empresa haz clic aquí y contáctanos