Evita el cansancio físico y mental en el trabajo

La situación actual en el mercado laboral, por cuenta de la pandemia del covid-19, ha generado que los modelos híbridos de horarios, sean implementados por diferentes compañías para que la productividad sea una constante y el personal tenga un rendimiento que permita el crecimiento tanto de empleados como empleador.

De acuerdo con un estudio el 57% de las empresas en Colombia continúan trabajando de manera remota, así mismo, el 72% de estas considera implementar nuevas formas de trabajo después de la pandemia. Las compañías han venido trabajando en dinámicas que permiten brindar acompañamiento al personal para evitar el síndrome de agotamiento laboral o ‘burnout’.

Cabe aclarar que los cargos en los que hay interacción con personas, tienen mayor riesgo de que los trabajadores desarrollen esta patología. Es clave que las compañías sean conscientes de las implicaciones que esta condición puede tener en el trabajador y en la productividad del mismo, por lo que es necesario el desarrollo de diferentes iniciativas para contrarrestar esta situación.

Un buen ambiente laboral que garantice experiencias positivas para los empleados, permite que haya productividad y motivación para que el rendimiento sea óptimo, sin importar si hay presencialidad en su totalidad o no.

¿Cómo saber si se tiene síndrome de agotamiento laboral?

Según el programa de Ingeniería Industrial de la Universidad del Bosque, hay una serie de síntomas para saber si un trabajador padece esta condición:

  • Agotamiento emocional.
  • Condiciones físicas, como fatiga muscular, problemas gastrointestinales, ansiedad, depresión e insomnio.
  • Indiferencia al ejercicio de las funciones del cargo.
  • Disminución de la productividad laboral.

Pero, ¿cómo contrarrestar el agotamiento laboral? Sin duda, hay estrategias para deshacerse de los síntomas y sus consecuencias, que afectarán tanto al colaborador como a la empresa.

Algunas de las acciones que son de vital importancia para evitar el ‘burnout’, son:

  • Realización de pausas activas.
  • Definir horarios para la realización de tareas.
  • Aplicación de horarios flexibles.
  • Tener buenos hábitos alimenticios y de sueño.
  • Realizar actividades que permitan tener esparcimiento y descanso del trabajo.
  • Ofrecer apoyo psicosocial a los colaboradores.

Un aspecto que es clave, es comprender que si no se logra un balance real entre responsabilidades laborales y atención de lo personal y familiar, los empleados reducirán su compromiso o pueden llegar a renunciar, pues el confinamiento enseñó que se puede vivir con menos ingresos y que lo que importa es preservar la vida, la salud y atender a la familia.

Contáctenos

Si aún no cuenta con los protocolos de bioseguridad para su empresa haz clic aquí y contáctanos