Hábitos para mantener tu mente sana

Gran parte de la salud general es mantener la mente sana, y es precisamente a esta parte de nuestra vida a donde no le prestamos la atención necesaria como lo haríamos un problema de salud física. Cómo mantenemos unos hábitos saludables para mantener o mejorar nuestro estado físico también debemos hacerlo para mejorar el mental, pero cuales con estos hábitos?

  • Mantenerse activo, el ejercicio tiene múltiples beneficios para el estado de salud general, pero también para nuestra salud mental, el realizar ejercicio físico diario segrega dopamina, además de mantenerte en forma. Al reducir el nivel de actividad fisiológica eres más vulnerable a sufrir de estrés, ansiedad o ira.
  • Descansar entre 7 a 8 horas diarias te permite cuidar de tu salud porque mejora el rendimiento físico e intelectual y ayuda a reducir la probabilidad de que aparezcan algunos problemas físicos y psicológicos.
  • Alimentarte bien, al mantener una dieta saludable mantienes tu cuerpo sano y te hace sentir bien  y por lo tanto ayuda a aumentar tu bienestar general.
  • La vida social, cuidar y mantener las relaciones con otros o iniciar nuevas relaciones son de mucha ayuda para ciertos problemas como la ansiedad o el estrés, evitan el aislamiento y mantienen más activo nuestro cerebro. Mantener apoyo social con personas con las que compartir además de mejorar tu bienestar, retrasa el deterioro de capacidades cognitivas como la memoria.
  • Diviértete, dedicar tiempo a realizar alguna actividad placentera, solo o en compañía de otros  te permite mejorar tu estado de ánimo, al estar contento puedes gestionar las responsabilidades diarias de una forma mejor. Disfruta de las actividades que te relajan, te animan y te ayudan a desconcertar o tomar perspectiva de las situaciones problemáticas. 
  • Gestiona adecuadamente tus pensamientos, las preocupaciones excesivas y continuas junto con los pensamientos negativos no ayudan a tu salud mental, estos te hacen actuar de una forma determinada, pueden hacerte actuar de forma desesperada sin motivo o animarte a abandonar a alguna tarea. Ser consciente de ellos, de lo que los activa o que hay cierto pensamiento que no nos deja dormir son algunas de las pautas a poner en práctica.
  • Relajarse y disfrutar del momento es importante, valorar los momentos calmados y respirar de forma adecuada para que tu mente se relaje. Así puedes disminuir las tensiones que puedes estar experimentando junto con el estrés, esto ayudará a aumentar tu bienestar y por lo tanto cuidar de tu salud mental.

Contáctenos

Si aún no cuenta con los protocolos de bioseguridad para su empresa haz clic aquí y contáctanos