Poligrafía, como funciona y porque es una buena opción

El polígrafo es de un uso muy común en los procesos de selección, ayuda a acercar al mejor talento humano a las empresas, mostrando si el candidato se identifica con la cultura organizacional y si es honesto con su proceso.

Muchos de los trabajadores tendrán que dar esta prueba alguna vez en su vida, por esto es importante entender cómo funciona:

Cuando nos sentimos nerviosos la gran mayoría sentimos que las manos nos sudan, nos palpita el corazón, o cuando tenemos ira sentimos que la cabeza se calienta, esto es debido a que las emociones desatan reacciones en nuestro sistema nervioso central, que se manifiesta en cambios fisiológicos.

Cuando alguien teme ser descubierto al mentir, sus sistemas simpático y parasimpático se activan, generando unas reacciones en el cuerpo, lo que hace el polígrafo es identificar estas reacciones con la mayor certeza posible, mide algunos factores como:

  • La presión sanguínea
  • Ritmo cardíaco
  • Velocidad de la respiración
  • Movimientos del entrevistado
  • Conductividad de la piel o grado de sudoración

Estas alteraciones son vistas de forma gráfica, donde un poligrafista que sabe interpretarlas mira para saber si la persona está mintiendo. El polígrafo en sí no sería un “detector de mentiras” si no más un detector de reacciones. 

La idea de este es que la persona esté lo más tranquila posible para así poder hacer un rastreo confiable de su actividad fisiológica. Con cada pregunta, el experto interpretará los resultados que arroje el polígrafo y así determinará si hay alguna reacción significativa de engaño, es decir estas reacciones físicas que se presentan en nosotros al mentir.

Contáctenos

Si aún no cuenta con los protocolos de bioseguridad para su empresa haz clic aquí y contáctanos